Y con mi hermano llegó el calor…

¡¡Buenos viernes!! pues un día más os hago balance de cómo me fue la semana pasada. Para empezar ¿Os he contado ya que estoy preparando un proyecto muy interesante con Celia? pues se me habrá olvidado y mira que es extraño porque estamos entusiasmadas con él. Estoy segura de que lo vais a aborrecer porque en las próximas semanas os hablaré de poco más, como adelanto, sabed que nos vamos a Nantes a participar en el Congreso Internacional más importante sobre la bicicleta que se celebra este año en Francia, Velocity Nantes 2015.

barca

 

Como os contaba, en medio de mi excitación por la organización del viaje, la logística de casa y demás, llegó mi hermano a Sevilla.  Esta vez no venía sólo, además de Sergio, venía acompañado de una ola de calor africano, o eso nos decían todos los medios una y otra vez… La verdad, seamos sinceros, me da igual de dónde venga el calor, lo bueno es que pudimos disfrutar de unos días de playa que es lo que más echan de menos “mis suizos” favoritos, así que por mí genial esos treinta y tantos grados :)

Comencemos por lo peor de esta semana de muchísimo ajetreo y trabajo. En el apartado de lo mejorable de la semana incluiría los nervios típicos cuando surgen problemas de logística, reconozco que una de las cosas que me exasperan es depender del trabajo de otros para avanzar con el mío, no me entendáis mal, esto no significa que quiera trabajar de forma independiente. Me encanta trabajar en equipo, pero necesito que cada parte sienta que es responsable de su parcela y a veces eso es difícil, sobre todo cuando tienes que externalizar trabajos.

Comme ci Comme ça: seguimos trabajando en nuestro speech poco hemos avanzado para el poco tiempo que nos queda, así que ahora toca estudiar. Deseadme suerte :S

Lo mejor de la semana: Aquí hay mucho bueno que contar, empezaré cronológicamente. A mis ratitos con Celia y Alberto esta semana he añadido grandes dosis de sorpresas e ilusión. Un regalo fabuloso que siempre tengo entre las manos, gracias :) también me han repuesto mi avituallamiento de chocolate así que gracias por alimentar mis curvas… aunque ahora se acerca una fecha peligrosa, glups! Por último (pero porque es especial) la llegada de mi hermano Antonio y su marido Sergio, que nos hicieron disfrutar de unos días de playa en familia. Como sabéis el mar para mí es importante y disfrutarlos con la familia mucho más y esta vez estuvimos todos. Todo salió bien y aunque siempre se puede mejorar, tuvimos suerte con el tiempo, bastante calor en unas jornadas playeras casi a solas y como siempre, pudimos disfrutar muchísimo la gastronomía de El Rompido.

En cuanto a mis propósitos, no os voy a engañar, esta semana estuve comiendo bastante fuera de casa, así que lo de cuidarme y evitar ingerir ciertas cosas como que lo dejamos para otro día.  Eso sí, para compensar estoy caminando mucho y en la playa di grandes paseos (que es lo que en realidad me gusta a mí) con mi hermano charlando de miles de cosas, aunque alguna vez que otra me riñó por tener el móvil en la mano, pero ya me conocéis hay cosas que no se pueden evitar ;)

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Y con mi hermano llegó el calor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s