Monschau, un pueblecito perdido en el Parque Eifel

La verdad es que tengo muchos rinconcitos repartidos por ahí pero en Renania del Norte-Westfalia podéis encontrar varios. He de reconocer que he tenido mucha suerte en mis viajes a Alemania, sobre todo porque lo que inicialmente se planteaba como un viaje de visita a amigos se transformaba, a medida que avanzaban los días, en un recorrido especial por zonas no muy conocidas para nosotros.  Lo bonito es encontrar lugares a los que difícilmente hubiéramos ido de no ser por nuestra guía de excepción, Melanie Wichman, la mujer de nuestro compañero Pepe, que nos descubría su tierra. Es la ventaja de tener amigos con matrimonios multiculturales :D

Monschau

 

Uno de esos rincones con encanto que descubrí  en mis visitas a la familia Cano-Wichman fue Monschau, una preciosa localidad junto al parque Eifel. Este parque se encuentra al oeste de Alemania (en la frontera germano-belga) y tiene una fuerte vinculación militar ya que fue ocupado por las fuerzas aliadas de la Segunda Guerra Mundial y que hasta hace poco aún conservaba zonas de entrenamiento militar de las Fuerzas Armadas Belgas y de la OTAN dentro de las áreas del parque. Esto tan sólo es una curiosidad, ya que lo verdaderamente destacable del parque es la impresionante fauna y flora que podemos encontrar en sus múltiples senderos y paseos, ya sea en la zona belga o en la zona alemana.

Lo que me fascinó de Monschau es que parece que el tiempo se detuvo allí, es todo muy medieval. Alrededor del río Rhur encontramos como se alinean las casas de madera y ladrillo, todas perfectamente adornadas con flores y elementos decorativos especiales (me encanta la de detallitos que encuentras en las puertas, jardines etc.) y con multitud de puentecitos que unen las dos orillas para dar acceso a las casas y a las calles aledañas. En todo el recorrido se respira paz y tranquilidad, sólo el sonido del agua nos acompaña y es realmente una delicia pasear por allí.

Fotos_iphone 170

 

En realidad me gustan estas pequeñas localidades que en un paseo puedes abarcarlas al completo. Lo bueno de Monschau es que debes dejar el coche fuera del pueblo y acceder a él a pie. Para mí eso es casi una garantía de que me va a gustar :) Nosotros así lo hicimos y recorrimos sus calles. Entramos en la fabrica de vidrio (he de reconocer que sólo me compré un colgante de recuerdo), almorzamos y compramos las famosas galletas Printen que los pequeñajos devoraron sentados en la plaza.

Fotos_iphone 166

Como veis este pueblo está encajado entre el río y una colina, en la que encontramos un precioso mirador (y el cementerio, ya os comenté alguna vez que me encanta ver los cementerios de los lugares que visito, curiosa que es una). Desde la parte superior de la colina tenemos una perspectiva preciosa de todo el pueblo por lo que os animo a subir allí, aunque hay que echar un ratillo :)

Lo dicho un precioso rincón que merece la pena visitar si estáis por Aquisgrán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s