Una semana creada por Willy Wonka

¡Buenos días! Diréis que vaya extraña forma de titular que tengo, pero lo vais a entender perfectamente cuando lleguéis al balance de mi semana. Una semana surrealista, con escenas de todo tipo, con viajes, montajes y luchas con personas que no quieren oírte.

arandano

 

Comenzaremos por lo mejor: la satisfacción que produce el trabajo bien hecho, estoy orgullosa del resultado que hemos desarrollado en Málaga, aunque ha costado en algunos momento mucho más de lo que debiera (esos aspectos los desarrollaré en lo peor y entenderéis la foto de mi postre de arándanos). Otro de los grandes momentos es recibir el apoyo y confianza de personas cuya opinión valoras. Desde aquí gracias.

Comme ci Comme ça: algunas cosas por muy claras que las veas no dependen de ti y no te queda más remedio que esperar (o desesperar) hasta que la persona a la que le compete lo ve igual de claro que tú. En este caso no hablo de trabajo, ni siquiera de algo directamente mío, y así estoy, confiada en que se aclare pronto porque por fin parece que vamos por el buen camino.

Lo peor de esta semana está marcado por varias cosas, por una parte discusiones y malentendidos que me afectan mucho porque siento que no me explico bien o no se me da la oportunidad de explicarme, me gustaría que de vez en cuando los demás se pusieran en mis zapatos, las cosas nunca son blancas o negras y cada uno tenemos nuestra forma de actuar no siempre hay una única forma correcta de hacer las cosas.

Lo siguiente es la misma cara de una misma moneda, la del ego. Curioso que además se mezclen detalles de la organización de la exposición que os comentaba la pasada semana y relaciones personales, ¿Sabéis la historia de Willy Wonka y su fábrica de chocolate? pues yo os voy a hablar de personas que se parecen a Violet Beauregarde una niña competitiva de comportamiento ambicioso, a veces degradante, egoísta e irrespetuosa con los demás.  Así veo yo al ego de muchas personas que no saben ser agradecidas,  que no valoran la oportunidad que se le da, que sólo se miran el ombligo, personas que se ponen azul y se hinchan como una gigante y enorme pelota. Cuidado que puede que el señor Wonka le diga a los Oompa Loompa que se lleven rodando a esas personas, ya convertidas en arándanos y empiecen a ser conscientes de que el mundo sigue girando sin ellas. Nadie es imprescidible y de vez en cuando viene bien una cura de humildad.

Los egos, tened cuidadito con ellos que no sabemos dónde estaremos mañana y estoy segura de que cuando miréis atrás muchos llegaréis a pensar… uffff! me hinché demasiado.

Por lo demás deciros que para la semana que viene mi propósito es quererme y cuidarme un poquito más, que esta semana me he dado demasiado y estoy agotada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s