El postureo llega a la publicidad

Hoy quería traeros algo ameno y ligerito que nos haga reírnos de nosotros mismos y, si por lo que sea aún no nos atrevemos a hacerlo, que al menos nos robe una sonrisa al reconocer actitudes ridículas que repetimos casi a diario.  Lo cierto es que pretendo algo más, me gustaría que nos hiciera pensar también en cómo hay ciertas cosas que cada día se nos van más de las manos, así que en este post “amable” os voy a hablar de postureo, cómo la apariencia se ha adueñado de “nuestras vidas reales” y en muchas ocasiones vivimos como en un escaparate de una tienda dónde todo ha de ser bonito y agradable a la vista, mostrando sólo la cara amable de esa realidad.

nuevo-2

Sigue leyendo

Anuncios