Honda o cómo contar bien las historias

Buenas, tras un par de semanas sin publicar, hoy hablaremos de publicidad ¿os apetece? El anuncio que os traigo lo encontré hará un mes o así, pero hasta ahora no he podido encontrar un huequecito para contaros un poco. Se trata de nuevo de un spot de coches y eso que ya sabéis que no me gustan, pero hay que reconocer que el sector es de los que más invierten en publicidad y de vez en cuando encontramos algunos spots bonitos como éste de Honda.

El anuncio que quiero compartir es de los que todos enmarcarían como Storytelling pero a mí me da cierta rabia que me hablen de storytelling y de marketing emocional como si fueran grandes descubrimientos recientes. No nos engañemos, igual no se les llamaba así, pero estos recursos han existido toda la vida. Si consigues que el espectador “sienta algo” mientras ve tu spot, ya tienes más de la mitad del camino recorrido. Así que menos lobos y menos humos que en publicidad siempre se han contado historias para conectar emocionalmente con el consumidor, unas mejor resueltas que otras, pero siempre ha sido una herramienta esencial.  Si el espectador se emociona, es porque en algún momento de la historia que le estás contando se acordó de alguna experiencia vivida y eso lo hizo conectar, en el momento en que lo traslada al terreno personal ya se desatan las emociones y ahí es cuando le provocamos la “simpatía” por la marca. Así analizado suena muy manipulador, pero os aseguro que todos lo hacemos a diario en nuestras relaciones personales y profesionales, intentamos provocar empatía en quien nos escucha para que nos “comprenda” mejor, por eso huyo de los gurús de estos temas, porque es algo humano y habitual, no están inventando nada nuevo, así que dejo de enrollarme y nos ponemos manos a la obra con este anuncio.

La historia narra la vida de Emma, una niña de San Francisco,  durante sus primeros años de vida. Estos años se nos presentan a través de diferentes momentos vividos en el Honda Civic de la familia. Os dejo en primer lugar el spot largo You are the one, que es más interesante para configurar el relato, y luego lo vamos diseccionando poco a poco.

Las primeras imágenes son de llantos de un bebé durante la noche y como el padre  saca a la criatura para darle un paseo en coche, todo es montarla en su sillita y quedarse frita. Evidentemente este spot está muy dirigido a familias y con estas primeras imágenes ya nos está enmarcando el target que se ha fijado la marca, no se trata de un vehículo deportivo ni de prestaciones que llame la atención a un sector más joven, así que es difícil que se produzca la identificación con el anuncio si no has tenido experiencias parecidas. Los que tenemos hijos sabemos que hay noches que harías cualquier cosa con tal de que dejen de llorar y duerman, así que lo de darle un paseo en coche no es tan descabellado, seguro que conocéis casos así e incluso peores…

Las siguientes escenas nos presentan al bebé, Emma, algo más crecidita en su primer viaje familiar, ya se nos muestra una familia de 4 miembros siendo ella la benjamina. Para mostrar hasta qué punto el Honda Civic forma parte de la familia aparece al fondo de la foto familiar como un personaje más que siempre está en escena.

El crecimiento de Emma se nos va mostrando siempre en los viajes, a través de los paisajes que se ven desde la ventana del coche vamos viendo también como el bebé pasa a ser una niña.

El vehículo forma parte de la historia tanto como Emma, así se nos exponen diferentes aspectos cotidianos que son anécdotas entre la niña y el vehículo familiar, como compartir un helado, utilizarlo como cuarto de juegos, llevar complementos a juego como un collar hecho por Emma que lucen ambos o cómo mientras el padre lleva el coche al taller la niña le pone una tirita…

De nuevo tras todas estas escenas volvemos a realizar un viaje y con él vuelve a producirse el crecimiento de Emma del mismo modo que en la etapa anterior, a través de la ventana del coche mientras observa el paisaje.

Una de las escenas que llama mi atención es la forma en que se nos muestra el repostaje del vehículo, como se trata de un gasto adicional no aparece con frecuencia, tan sólo una vez y lo convierte en una escena familiar en la que el padre le da de beber a Emma a la vez que llena el depósito de gasolina del Civic, para mí es como mostrarnos que el vehículo es un hijo más al que cuidar.

La siguiente estampa nos lleva a la época familiar por excelencia, la Navidad, y una vez más el coche es protagonista de la escena, al ser decorado como la casa, lleno de luces mientras toda la familia participa en ello, además vuelven a repetir la fotografía  incluyendo al Civic.

En estos momentos del spot se presenta el punto de inflexión, es curioso porque ya se nos ha mostrado el crecimiento de la niña y puede tener unos 7-8 años ¿cómo nos dice Honda que es hora de que cambiemos de coche? evidentemente no nos puede decir que el coche es viejo o que no funciona igual, así que el cambio se produce en la familia, no en el vehículo, necesitas cambiar de coche porque va a venir un miembro más y ya el Honda Civic se te queda “pequeño”.

La madre entre risas le pasa a Emma una ecografía para que vea que va a tener un hermanito, todos muestran alegría ante la buena noticia y la siguiente escena ya nos muestra a los padres comparando catálogos de Honda para decidir qué coche van a comprar. Es interesante observar el contraste entre los estados de ánimo, mientras ellos muestran entusiasmo, no lo hace así Emma, ya que ella demuestra estar más unida al coche con el que ha compartido tanto y no sólo no participa en la elección familiar sino que mira con cierto “recelo” la nueva adquisición.

Es hora de realizar el último viaje en nuestro Honda Civic ¿cómo sabemos que es el último viaje? os detallo algunos de los mensajes que nos adelantan las imágenes para llegar a esa conclusión:

  • Es la primera vez que nos muestra el viaje y a Emma mirando por la ventana sin que se produzca un cambio en su crecimiento, es decir, no hay cambios en ella ni en la situación, luego el viaje va a llegar a un punto y final, no a un punto y seguido.

  • Todas la imágenes de esta escena se producen al atardecer, es el ocaso, y ello simboliza una despedida, decimos adiós al sol para en breve, darle la bienvenida a un nuevo día. En este caso cierra una etapa.

  • Mientras todos los miembros de la familia disfrutan del paisaje en un acantilado frente al mar (la escena no puede ser más idílica), se hace un zoom al morro del coche para que veamos el logo junto a la puesta de sol, es decir, se está produciendo la identificación entre el coche y el atardecer, queda poco para que lleguemos al final del día o al final de la historia del coche y la familia.

Por ultimo, al igual que iniciamos el viaje de la historia de Emma con un recuerdo fotográfico ahora vuelven a repetir la escena en la que se muestra el cambio de los miembros de la familia con una pose similar a la inicial y con el vehículo de fondo.

Continuamos la narración con el álbum familiar, en este caso se trata de un álbum cuyo protagonista es el coche y en él se nos muestran los distintos momentos que hemos visto durante el spot. Una vez más se destaca al vehículo como un personaje esencial de la historia y un miembro más de la familia, tiene hasta un álbum propio, todos comparten los recuerdos entre risas y se puede ver el avanzado estado del embarazo de la madre.

Ahora sí toca despedirse, para ello toda la familia lava el coche para su entrega, durante ese proceso en el que todos intervienen podemos ver varios momentos importantes:

  • El lavado es como un abrazo de toda la familia hacia el vehículo, lo arropan y lo preparan para la partida, a mí la escena me parece triste, me recuerda un poco a las despedidas fúnebres.

  • Se nos enseña un nuevo personaje, para que sepamos que es el próximo coche de la familia, la escena que vemos se asemeja a los paisajes que veíamos con Emma desde la ventana, aunque en ese caso nos enseñan cómo llega a casa.

Volvemos a ver como se produce el contraste entre la felicidad y tristeza de los distintos personajes, el hermano mayor muestra cara de asombro al ver el coche nuevo (que claramente era un Honda y así nos lo dejan claro al mostrarnos el logo)

Hay un uso muy acertado de los símbolos, ya que el lavado no es casual, nos posibilita ver que mientras la madre está feliz ante la llegada del nuevo coche, el Honda Civic, llora (las gotas del lavado caen como lágrimas por los faros y se hace un plano específico de ello).

El padre y el hermano se acercan a recibir al nuevo miembro con alegría, mientras Emma permanece parada junto al Civic. En las imágenes ya se nos enseña que la nueva adquisición es un Honda CR-V un modelo superior con las características de un todoterreno y versatilidad en su configuración.

Ahora todo se reduce a Emma y el coche, la despedida se narra en varias escenas en las que la niña corre tras el Civic dándole el último adiós.

El coche como protagonista ve a través del retrovisor la despedida de la niña y la sucesión de los momentos vividos conjuntamente.

Finaliza el spot cuando toda la familia va a recoger a Emma y el padre la toma en brazos, cerrando con el claim The Power of Dreams, el lema que nos recuerda que Honda es una marca construida gracias a los sueños de Soichiro: “Sólo tenemos un futuro y estará hecho con nuestros sueños si tenemos el valor para desafiar a lo establecido”.

 

Espero que os haya gustado el spot tanto como a mí, yo sólo le encuentro un pero y es el crecimiento desigual de Emma y su hermano mayor. Me parece normal que en los padres no se note tanto el paso del tiempo, pero en el hermano de Emma lo veo demasiado sutil. Por las fotografías podemos ver que el niño tiene unos 3 años aproximadamente cuando comienza la historia de Emma, en las imágenes finales debería presentarse más como casi un adolescente y para mí sigue teniendo un aspecto muy infantil, así que esa es mi única pega, pero claro, es discutible. Y a vosotros ¿qué os ha parecido?

Anuncios

2 comentarios en “Honda o cómo contar bien las historias

  1. Que diferente vemos los anuncios los que no entendemos de esto. Que bien lo has desmontado para que lo entendamos. Estoy de acuerdo con los “fallos”, yo no me había fijado en eso. Para mí lo más bonito es cuando están en el atardecer todos juntos. Es precioso ese momento.
    Muchas gracias. Te sigo leyendo!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s